Sector:

Bienes culturales y espectáculos

Nuevas ocupaciones

Ocupaciones tradicionales

Diseñador

Esteticista

Periodista

Bibliotecario

Dibujante

Peluquero

Descripción del sector

Con los cambios en la cultura del trabajo y el aumento de la capacidad adquisitiva de las familias se redefinen, también, las actividades que ejercemos en nuestro tiempo de ocio. Las necesidades básicas de nuestra sociedad están satisfechas. Esto hace que las personas tendamos a centrar parte de nuestra atención en el desarrollo personal, el descanso, el disfrute de la familia y los amigos, etc., y, como consecuencia, la importancia otorgada al ocio como tiempo de enriquecimiento personal va en aumento.

En este sentido la presencia del consumo cultural está cobrando importancia en los usos que hacemos de nuestro tiempo de ocio. Pero no solo esto, como consecuencia de las nuevas concepciones que se generan entorno al consumo cultural, también, aparece la idea de promoción local y territorial a través de la cultura y sus diferentes manifestaciones. Aumenta la preocupación de los municipios en la gestión de la industria cultural y patrimonial como generadora de identidades y de crecimiento económico.

Los cambios sociales y las tendencias en las prioridades de la población están generando una fuerte intervención en el sector del consumo cultural. Esta situación genera una necesidad de adaptación de las organizaciones empresas y entidades involucradas en el sector que solicita una reestructuración en cuanto a la oferta y la organización de la demanda, así como de las cuestiones de contratación, creación de empresas y gestión de la demanda.

Este sector, inicialmente constituido bajo fórmulas de carácter asociativo y con una actividad inestable y temporal, evoluciona hacia formulas empresariales y mercantiles más estables y hacia actividades cada vez más variadas y a la vez especializadas en los diferentes colectivos sociales.

Todo esto da lugar a que el sector de consumo de bienes culturales y espectáculos se encuentre en un momento en pleno desarrollo económico y organizativo. Crece el número de empresas y entidades dedicadas a ofrecer servicios de ocio y cultura. Cada vez más el sector público centra buena parte de sus esfuerzos en la preservación y conservación del patrimonio cultural como estrategia de proyección y desarrollo local. Esto esta generando la creación dinámica y constante de empleo en el sector y aumenta la demanda de profesionales expertos en gestión cultural.

Debido a la amplitud de actividades, demandas y actuaciones que genera la llamada industria cultural, podemos desagregar el sector en cinco subsectores básicos:

Cinematográfico y Audiovisual
Editorial y del libro
Música
Teatro y espectáculos
Artes visuales y gráficas
Patrimonio cultural

Editorial y del libro.
Recoge todas aquellas actividades vinculadas a la venta, edición, ilustración, distribución y difusión de material bibliográfico, prensa y revistas. Desde la gestión de derechos de autoría al desarrollo de las diferentes fases de producción y diseño del producto.

El sector editorial español es un sector potente y muy diversificado, con una oferta amplia y variada producida por un considerable número de editoriales, muchas de las cuales son pequeñas y medianas empresas.

Música.
El subsector de la industria musical puede resultar, de entrada, difícil en su definición, en tanto que representa un bien cultural no tangible. Músicas populares, eruditas, sagradas, músicas rurales y urbanas, músicas de fiesta o carnaval que se manifiestan por medio del canto, los instrumentos musicales o la danza, llevan detrás de si todo un proceso de reproducción cultural que ha sufrido una de las revoluciones más importantes de las últimas décadas debido al desarrollo de nuevos medios de producción, canales de difusión y formatos de edición gracias a los avances tecnológicos.

Los campos de la documentación, interpretación, creación, ilustración, conservación, estudio y aprendizaje musical, etc. muestran un amplio abanico de actividades y prácticas profesionales que se centran en este subsector.

Artes escenográficas y espectáculos.
El teatro y la danza, entendidas como manifestaciones artísticas, generan todo un abanico de ocupaciones y actividades profesionales que van desde el proceso de creación y diseño técnico hasta el montaje y las gestiones de promoción, difusión y programación de espectáculos.

Artes visuales y gráficas.
Engloba aquellas actividades profesionales que se vinculan a las técnicas y procesos de creación y difusión gráfica y audiovisual y a la clasificación y estudio de los productos gráficos.

Patrimonio cultural.
La generalización e implantación de políticas culturales y su gestión no sólo han servido para dotar a la población de más y mejores servicios culturales sino que proporciona una vía de desarrollo local importante para las ciudades, municipios y organizaciones que ven en la gestión de su patrimonio y bienes culturales una buena salida de crecimiento económico.

Los sitios y monumentos arqueológicos, etnográficos y naturales, y los lugares y monumentos históricos que por sus actividades de adquisición, de conservación y de comunicación tienden a generar una serie de servicios culturales específicos que despiertan un especial interés identitario y patrimonial.

Este subsector recoge actividades tan diferentes como la preservación de la cultura o la gestión de ferias y acontecimientos culturales. En él convergen perfiles muy diferentes con cualificaciones variadas. Precisamente por esto el subsector se encuentra en pleno desarrollo y presenta un importante potencial para la creación de empleo.

El sector en Asturias.

El Patrimonio Cultural de Asturias está formado por todos los bienes muebles, inmuebles y de naturaleza no material relacionados con la historia y la cultura regionales que por su interés histórico, artístico, arqueológico, etnográfico, documental, bibliográfico o de cualquier otra naturaleza cultural, merecen ser conservados y protegidos, tal y como establece el artículo 1 de la Ley del Principado de Asturias 1/2001, de 6 de marzo, de Patrimonio Cultural.

En Asturias, el número de empleados asalariados en la rama de cultura creció un 52,7% entre 1995 y 2003, al tiempo que el número de empleos del sector turístico –muy relacionado, porque el turismo de Asturias es, eminentemente, un turismo cultural- creció un 7,7% de 2002 a 2003, alcanzando la cifra de 41.019 empleos. Son datos que nos confirman el potencial económico del sector, a lo que hay que sumar la capacidad del sector para dinamizar y transformar territorios. Es un ámbito que se esta potenciando de manera insistente desde la inversión pública.

Por todo ello, por su potencial económico y expansivo, por sus efectos de arrastre, por su capacidad para dinamizar regiones y por tratarse de un ámbito muy adecuado para la intervención pública, las actuaciones en materia cultural forman parte de la estrategia de desarrollo del gobierno asturiano.

Enlaces relacionados del sector

Sistema de búsqueda

Indice A-Z: A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Categorias: