Sector:

Servicios sociales y a las personas

Nuevas ocupaciones

Ocupaciones tradicionales

Psicólogo

Maestro/Profesor

Abogado

Descripción del sector

Uno de los procesos que más ha marcado el siglo XX, ha sido la incorporación masiva de la mujer al mercado laboral. Este proceso, junto con otros, ha ido generando una serie de cambios sociales, sobre todo, en lo referente a la estructura y organización de las familias tradicionalmente basadas en el papel de la mujer como sustentadora afectiva y valedora del trabajo reproductivo.

También, las fases de acogida de los procesos migratorios y el desequilibrio del pacto del sistema de bienestar, han visibilizado una serie de necesidades sociales no cubiertas que, poco a poco, han buscado soluciones en nuevas esferas profesionales. Es lo que se ha venido en llamar el sector profesional de los servicios sociales y atención a las personas.

Todo esto ha generado una serie de demandas de atención y servicios personales que ha dado lugar a la redefinición del sector de los servicios sociales y a las personas como uno los nuevos yacimientos de empleo más importantes de las últimas décadas.

Cuando hablamos del sector de los servicios sociales y atención a las personas nos referimos a todas aquellas actividades profesionales que centran su actividad en la intervención social y en la prestación de servicios de atención personal, como la atención a la infancia o a personas en situación de dependencia, el trabajo con adolescentes o la mediación cultural con comunidades de inmigrantes.

Este sector tiene como característica que pone de manifiesto la insuficiencia del sistema de atención público como prestador de servicios y centra la relación oferta y demanda en el ámbito privado y en el tercer sector. Auque no podemos obviar que el sistema público esta tomando fuerza como valedor de la atención a las nuevas necesidades sociales, en las que se desarrolla el sector, con la implementación de políticas públicas de atención a grupos en riesgo de exclusión o con especiales dificultades de integración psico-social.

Dado el amplio campo de acción en donde se desarrolla el sector, existen diferentes subsectores de actividad que ayudan a definirlo y estructurarlo:

Atención a la infancia y la familia
Atención a la tercera edad
Atención a personas con discapacidades
Atención a personas con dificultades sociales
Orientación e inserción laboral
Trabajo comunitario

Atención a la infancia y la familia.
Recoge aquellas profesiones del ámbito psicológico, pedagógico y social, destinadas al refuerzo familiar en la atención a los niños y adolescentes, bien de manera directa, con el trabajo específico con los niños y adolescentes, o a través de acciones dirigidas a mejorar la capacidad de atención de las familias.

Atención a la tercera edad.
Con la redefinición de los roles familiares se generan necesidades específicas de atención a las personas mayores. Este subsector se centra en la atención a la dependencia de la tercera edad, pero también al asesoramiento en la necesidad de redefinir el papel que pueden jugar nuestros mayores socialmente como valedores de experiencia.

Atención a personas con discapacidades.
En este subsector convergen diferentes líneas de atención y intervención, que tienen como denominador común el trabajo para la integración social y la atención psico-educativa para personas con algún tipo de discapacidad física y/o sensorial.

Atención a personas con dificultades sociales.
Grupos de inmigrantes y minorías étnicas, comunidades con dificultades de integración social, barrios deprimidos o personas con carencias socio-educativas, son el objeto de trabajo de este subsector que recoge un amplio abanico de actividades que van des de la planificación e implementación de políticas públicas de intervención, al seguimiento de las personas a través de programas de inclusión.

Orientación e inserción laboral.
Con los procesos de flexibilización del mercado laboral, la inserción sociolaboral de las personas, más allá de las dificultades de integración social, es uno de los grandes retos sociales y políticos actuales. Este subsector recoge aquellas profesiones centradas a en intentar mejorar la inserción y las condiciones de entrada y mantenimiento de las personas dentro del mercado laboral y profesional.

Trabajo comunitario (atención comunitaria)
Las actividades que se engloban dentro de este subsector se centran en el trabajo para facilitar los procesos de sensibilización, de detección y análisis de necesidades sociales así como los de debate y organización de grupos, toma de decisiones, el de ayudar en formación de lideres y animación de reuniones, en la planificación de estrategias de acción, en la conformación de sub-equipos de asistencia especifica para problemas concretos planeados por la comunidad.

El sector en Asturias

Asturias cuenta con una amplia red de entidades públicas y privadas de asistencia a las personas articulada alrededor de la Consejería de Asuntos Sociales del Principado. Este sector esta definido, además, por el gobierno del principado como uno de los sectores profesionales emergentes de la región.

Según el Informe “Estudio sobre el sector de servicios a las personas y a la comunidad” publicado por el Servicio de Empleo del Gobierno de Asturias, uno de los principales factores de evolución del sector es el acusado envejecimiento poblacional.

La Ley de Atención a las Personas Dependientes o Ley de Dependencia, impulsada por el Gobierno estatal, se prevé como un elemento fundamental para la creación de empleo en el sector de la atención a las personas. Esta ley implicará el derecho a recibir una serie de cuidados mediante distintos servicios provistos tanto desde el sector público como el privado.

El sector en Asturias esta experimentando cambios, y se prevé que experimente en los próximos años, numerosos cambios, que afectarán a la estructura y contenidos de sus ocupaciones:

Cambios organizativos: individualización de los programas de intervención, separación servicios complementarios y directamente ligados a la atención personal e implantación de modelos y sistemas de gestión, control y evaluación de calidad, a nivel de intervención individual y de programas, centros o recursos.
Cambios tecnológicos: domótica y nuevas tecnologías que permiten la teleasistencia.
Cambios en la demanda de servicios: envejecimiento de la población, disminución de cuidadores informales como consecuencia de la incorporación de la mujer al mercado de trabajo y el despoblamiento de zonas rurales.
Cambios en la oferta: incremento de proveedores, incorporación de inmigrantes y externalización de servicios.
Cambios jurídicos: sistema nacional de dependencia, que implicará la adquisición de derecho a servicios de atención de diverso tipo, por parte de un gran número de personas, de acuerdo a un baremo de evaluación.

Enlaces relacionados del sector

Sistema de búsqueda

Indice A-Z: A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V W X Y Z

Categorias: